domingo, 3 de abril de 2011

A nadie le amarga un Garmo

En un domingo lluvioso y de poco rehielo, Nuestro querido amigo Toño nos anima a ir aun gran conocido del Balneario, nuestro querido Garmo Negro. Felicitamos a Alfonso Escola por sus 900 garmos, eso para los que dicen que no les gusta repetir, cada ascensión es diferente, la nieve, la compañia, la meteo, el ánimo, la motivación.... Espoleados por Toño y aprovechando exacta predición de La Meteo que viene (gracias Jorge por este día tan gris, que va bien para los que sufren con el calor), y además, ¡no hay nadie en la montaña!. sobre 2800 aparece un ligero rehielo que un poco más arriba pasa a nieve dura, que nos obliga a subir con cuchillas la pala cimera. En la cima un poco de niebla. ¡Ves! hemos subido para que veáis que no merecía la pena. Toño, que le encanta la nieve dura, nos obliga a bajar calzado desde la misma cima. la nieve va pasando por costras varias hasta una deliciosa pasta llegando a la majada alta. Lo demás un puro tramite. En llegando a la majada baja y con una ligera mejora del tiempo alguien propone hacer otra excursión. Vamos a los lagos de Ordicuaso y a admirar el gigantesco alud que Juan Korkuera nos indico que había visto caer.
Hacemos la autopsia del alud, introduciéndonos por sus entrañas (ver fotos).







Desde el mirador de Ordicuso nos preparamos para el último descenso. Unas buenas palas entre pinos en un paraje solitario que nos lleva a conectar con la ruta del paraaludes en un descenso que nos deja buen sabor de boca, la pasta también se puede disfrutar.

1 comentario:

carmar dijo...

Del todo de acuerdo con vosotros, el Garmo cada invierno merece al menos una esquiada. Menudo día que fuísteis a escoger, eh?
Las fotos reflejan muy bien la bonita pala cimera.
Hasta pronto, Manumar y Carmar os desean buen fin de temporada desde "corre y disfruta" y "zancadas ligeras".

Publicar un comentario en la entrada