miércoles, 30 de marzo de 2016

Foratulas, refugio para mal tiempo

El lunes 28, ante una pésima previsión meteorológica, decidimos ir al Foratulas, que nunca defrauda.

martes, 29 de marzo de 2016

Vuelta al Bisaurin

El domingo 27 realizamos está original vuelta al Bisaurin, ya con muy poca nieve en barranco de Agüerri.

Video

domingo, 27 de marzo de 2016

Aspe y Mesola, sabado 27


viernes, 25 de marzo de 2016

Collaradeta, Neveras y Somola


jueves, 24 de marzo de 2016

Collarada


lunes, 29 de febrero de 2016

Domingo 28 de febrero, sesión vespertina

Hoy domingo 28, tras el descanso y comida en Casa de Piedra, salimos al sol que nos llama con sus rayos y no podemos resistir la tentación de volver a poner las pieles de foca. Subimos de nuevo por el GR-11, que hemos abierto de nuevo, esta mañana y antes de salir al llano, pillamos la horizontal hacia el valle de Brazatos, para ir luego al paso de la escalera, y subir la "combe", siguiendo la ruta del Forátulas. Abrir huella es muy exigente, solamente empieza a disfrutar de la huella la persona que va en cuarta posición, ya que incluso el tercero tiene todavía que esforzarse. 

Una vez alcanzada la parte superior de la "combe", ya no seguimos la horizontal hacia la "salle à manger" y desde allí quitamos focas y bajamos. La bajada, al principio, es muy costosa, hay mucho volumen de nieve y muy densa. Vamos por un lomo precioso con el Balneario a los pies y el Refugio de Bachimaña a lo lejos, a conectar con la bajada "normal" del bosque de Belio. Eso sí, el primero tiene que ir abriendo huella como una quitanieves y el resto aprovechar la trinchera para poder bajar. Menos mal que, más adelante, la gran inclinación nos salva y se puede esquiar en buena nieve polvo (de gran densidad) hasta abajo. Una delicia, poder disfrutar de los colores de la luz al atardecer, de la soledad (no había nadie en el Balneario) y de la gran cantidad de nieve. Está claro que, en el Pirineo, si quieres esquiar en nieve polvo hay que salir con mal tiempo, o justo tras la nevada. A repetir!




Alberto diplomandose!!!!

domingo, 28 de febrero de 2016

Al mal tiempo buena bajada



A pesar de las advertencias sobre el temporal y el estado de las carreteras, la verdad es que parece que ha nevado más en el centro y sur de Aragón que por el Balneario de Panticosa. El servicio de carreteras ha hecho bien su trabajo y todo estaba despejado y limpio de nieve. Ahora, las 15h30 del domingo, luce el sol. Hay volumen de nieve, especialmente donde no se la ha llevado el viento dejando aparecer el color marrón de la nevada con arena del Sahara del otro día. Por la mañana hacía viento, especialmente al acercarnos al collado de Brazato, donde nos hemos dado la vuelta, por la ventisca. Costaba abrir huella, por la profundidad y la densidad de la nieve. El monte es una placa de viento. La zona más segura es la de color marrón (la antigua nevada del desierto) o las orientaciones que miran al sur. La transformación por el calor ha dado plasticidad y soldado las placas. Hoy, solamente hemos oído dos "bufidos", pero no se ha movido ninguna placa.

Merece la pena salir,....y ahora por la tarde,...segunda vuelta,...a los caballos!





sábado, 27 de febrero de 2016

balneario de tarde

Hoy, 27 de febrero, por la mañana mal tiempo y buena nieve, y por la tarde buen tiempo y buena nieve. Ahora a encerar para mañana

a

martes, 23 de febrero de 2016

Conferencía "Nivología y aludes" de lameteoqueviene


Casa de la Cultura. Sabiñánigo
        El pasado viernes tuvimos la oportunidad de asistir a la charla que nos ofreció Jorge García-Dihinx sobre nivología y aludes dentro de las Jornadas de Montaña que organiza el club Grupos de Montaña Sabiñanigo. En la presentación nos fue desgranando los principales peligros que nos pueden afectar en la montaña invernal, como identificarlos y la mejor manera de superarlos. De una forma clara y fácil de entender, ilustrada con sus magníficas fotografías, nos llevó a un viaje por el Pirineo haciéndonos partícipes de sus excursiones invernales. Nos dejó claro conceptos clave para evitar las placas de viento: "sobrecarga", es la palabra más utilizada para entender este fenómeno y nos dio una magistral explicación de las orientaciones de la montaña con respecto al sol a lo largo del invierno.

        Contentos de haber asistido a esta charla, no nos sorprende lo amena, clara e interesante que ha resultado porque somos seguidores de sus partes meteorológicos adaptados a la montaña que nos ofrece desde hace años y que nos facilitan la preparación de nuestras excursiones. Su constancia, dedicación y altruismo en la elaboración de su blog se merecen todo nuestro reconocimiento y sincera gratitud: seguiremos tus previsiones del tiempo y recomendaciones montañeras tan acertadas que nos propones semana a semana.

        Muchas gracias Jorge García-Dihinx, Pediatra en el Hospital de BarbastroIHAN, que no meteorólogo, como él mismo dice al cerrar su previsión del tiempo de lameteoqueviene.
         
Esperando el tercer tomo de Rutas con esquís en el Prineo Aragonés.

martes, 16 de febrero de 2016

CURSO DE ESQUÍ DE MONTAÑA 2016



Huella panorámica hacia la Hourquette (Campana d´Aneu)

Y va el quinto curso de esquí de montaña organizado por Sendero Límite en colaboración con el Club de Montaña Pirineos. Esta vez se apuntaron 25 alumnos guiados por cinco monitores y algunos ayudantes.


El primer fin de semana estuvimos por el valle de Benasque. El sábado 30 de enero practicamos esquí fuera de pista, aprovechando los remontes de la estación de Cerler. Trabajamos menos el fuera de pista de lo que deseábamos, debido a la escasez de nieve. Por la tarde, una vez cerradas las pistas, pusimos las pieles de foca y salimos hacia el collado de Basibé, antes de que se pusiera el sol, para explicar distintas técnicas de foqueo. Por la noche, después de cenar hubo charla sobre materiales, uso y mantenimiento. A los cursillistas nos dieron un silbato (que siempre llevaremos en nuestra mochila para que se oiga nuestra voz), un libro con los secretos del esquí de montaña, una pastilla de cera y una rasqueta, que más tarde nos enseñarían a utilizar, para librarnos de los zuecos.


El domingo 31 de enero salió un día gris poco prometedor. Fuimos a los Llanos del Hospital y desde allí tomamos primero el camino que pasa debajo del Salvaguardia, para seguir por Plan d´Estan, hacia el camino del refugio de la Renclusa, que abandonaríamos pronto, girando hacia el sur, para pasar debajo del pico de Paderna por un valle muy bonito. No paramos de practicar la vuelta maría, hasta que nos salió casi perfecta! Como el día no estaba muy bueno y faltaba nieve en la loma cimera del pico Paderna, nos conformamos con acercarnos a la cara sur del collado de Paderna, cerca del palo nivométrico, desde donde hicimos transición para bajar por los tubos de Paderna.
 
Tubo superior de Paderna

En el tubo superior de Paderna, la nieve estaba buena, primavera poco profunda, lo que facilitó a los cursillistas su bajada. Al salir del tubo superior, en el llano, salimos cruzando el bosque, hacia las pistas de esquí de fondo. Había acabado el primer fin de semana del curso. A pesar de haber empezado el día cabizbajos y taciturnos, salimos contentos y con el tubo de Paderna en el bolsillo.



El segundo fin de semana fuimos al Valle de Tena sin saber si nos iban a cerrar la carretera de acceso al Balneario de Panticosa, por el mal tiempo y las grandes nevadas previstas (que al final se quedaron en casi nada). 


 
Sábado 13 de febrero, un día estupendo!



El sábado 13 fuimos al Portalet. Los aparcamientos estaban casi vacios. La previsión meteorológica se había encargado de dejar a la gente en sus casas, para desgracia de los hosteleros. En el aparcamiento del Portalet había media docena de coches. 

Salimos desde Venta Sancho, por detrás, para ir a subir un pequeño collado y luego entrar en Francia haciendo una pequeña bajada con focas. El objetivo era ir practicando distintas habilidades y protocolos a la vez que íbamos, pasando por la Hourquette, al lado de la campana d´Aneu, de vuelta a la vertiente española, para acabar subiendo la pala sur hasta la cima del pico Gralleras. 

En la bajada nos esperaba nuestra eterna enemiga: la costra! Como algunos ya tenían bastante con un pequeño contacto con ella, prefirieron abandonarla y dejarse caer en los brazos de las pistas de esquí, que sin duda eran más acogedores. El resto, bajamos por el barranco de la vertiente sur, no muy lejos de las pistas de Formigal  y paladeamos ese sabor agridulce de la costra, mezclado con una visibilidad escasa, que colmó los paladares más exigentes. Al acabar comenzó a llover, tras un día que se preveía aciago y resultó ser un regalo del cielo.


Por la tarde, antes de cenar, hubo charla sobre nieve y avalanchas. Nos dimos cuenta de que hay mucho por aprender sobre la nieve y lo difícil que es adaptar nuestro esquí a ella.



El domingo 14 de febrero (San Valentín) amaneció despejado y con una ligera nevada. Eramos casi, los únicos huéspedes en Casa de Piedra, donde los guardas Nano y Oscar nos atendieron de maravilla. Gracias!
 
Balneario de Panticosa, domingo 14 de febrero

Pudimos disfrutar de una “ventana” de buen tiempo, hasta las 13h en que comenzó a nevar. Salimos hacia Ordicuso y Majada Alta en varios grupos. Pudimos calzarnos un poco antes del paraludes de la majada baja, en una proa que sale del bosque hacia el Balneario. Nadie había pasado por allí. Un grupo fuimos hacia la loma de la Majada Alta, donde llegamos ya con poca visibilidad y tras hacer una huella que exigía bastante esfuerzo físico ya que la nieve estaba profunda y pesada. El test del quesito para evaluar posible riesgo de placas daba negativo, pero al asomar la nariz a la majada alta, la nieve dejó de ser tan pesada y húmeda, apareciendo la nieve polvo seca y fría. A partir de esa altura, el test del quesito empezaba a dar positivo, digamos que se entraba en otro mundo donde empezaban a reinar las placas de viento amenazantes.
 
En la majada baja. Atendiendo las explicaciones de Bruno sobre el protocolo de rescate en avalancha.


Desde la loma de la majada alta fuimos al encuentro del otro grupo que bajó de Ordicuso por el bosque y por el valle natural. Allí, en la majada baja practicamos el protocolo de búsqueda de víctimas en avalancha y aprovechamos para comer un poco. Después, los que aún tenían ganas subimos para el mirador de Ordicuso y bajamos (algunos de nuevo) por el bosque, practicando el esquí “al pino”, con una nieve que, donde nadie había pasado antes, se dejaba esquiar, pero que donde se había pisado ya no era tan dócil de domar.


En fin, que acabamos a la hora de comer y nos parecía que eran las 6 de la tarde!


Un placer haber compartido estos días con ustedes, señoras y señores.


Hasta la próxima!