lunes, 29 de febrero de 2016

Domingo 28 de febrero, sesión vespertina

Hoy domingo 28, tras el descanso y comida en Casa de Piedra, salimos al sol que nos llama con sus rayos y no podemos resistir la tentación de volver a poner las pieles de foca. Subimos de nuevo por el GR-11, que hemos abierto de nuevo, esta mañana y antes de salir al llano, pillamos la horizontal hacia el valle de Brazatos, para ir luego al paso de la escalera, y subir la "combe", siguiendo la ruta del Forátulas. Abrir huella es muy exigente, solamente empieza a disfrutar de la huella la persona que va en cuarta posición, ya que incluso el tercero tiene todavía que esforzarse. 

Una vez alcanzada la parte superior de la "combe", ya no seguimos la horizontal hacia la "salle à manger" y desde allí quitamos focas y bajamos. La bajada, al principio, es muy costosa, hay mucho volumen de nieve y muy densa. Vamos por un lomo precioso con el Balneario a los pies y el Refugio de Bachimaña a lo lejos, a conectar con la bajada "normal" del bosque de Belio. Eso sí, el primero tiene que ir abriendo huella como una quitanieves y el resto aprovechar la trinchera para poder bajar. Menos mal que, más adelante, la gran inclinación nos salva y se puede esquiar en buena nieve polvo (de gran densidad) hasta abajo. Una delicia, poder disfrutar de los colores de la luz al atardecer, de la soledad (no había nadie en el Balneario) y de la gran cantidad de nieve. Está claro que, en el Pirineo, si quieres esquiar en nieve polvo hay que salir con mal tiempo, o justo tras la nevada. A repetir!




Alberto diplomandose!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada