domingo, 17 de enero de 2016

PALMERAS EN LA NIEVE

Javier Fernández y Julio Benedé llegando a la loma de la majada alta.
Este fin de semana hemos estado por el Balneario de Panticosa. 


SÁBADO 16:
Salimos a las 11h (sin madrugar) hacia Ordicuso, a pesar de estar la isocero a 400 metros y soplar viento con ganas. Nos pudimos calzar los esquís en una proa despejada del bosque (hay que andar muy poco) y seguir foqueando hacia el paraludes de la majada baja. La nevada húmeda que cayó en días anteriores ha hecho una base que ha permitido que se haya acumulado la nieve (estábamos ya en el borde del precipicio para salvar la temporada).
El Tigre del Balneario. Si te lo encuentras, no pierdas tiempo y sal foqueando a todo gas!


Pasando el paraludes
Mucho viento en la majada baja y sensación térmica muy fria, mientras nos dirijimos hacia Ordicuso. Nadie. No hay nadie en las laderas que conducen hacia el Garmo Negro. Abrir huella exige mucha energía y poner la superalza para que la punta del esquí sobresalga de la nieve al progresar. La huella es una trinchera. En esta zona encontramos placas de viento de pequeña superficie, separadas como "islas" en un mar de hielo.

Subiendo a la majada alta: Mercrominas con  Julio, Teresa y Javier
Desde la cima de la loma de la majada alta. El Balneario a nuestros pies.


Al bajar, unos bajan por la huella de subida y otros vamos a ver la bajada del Collado de Ordicuso por el bosque, directos a la Majada baja. No está bien. Hay nieve en cantidad, y disfrutamos esquiando, pero al llegar al desagüe, el efecto trinchera, ha hecho que sea muy difícil cruzar esquiando el barranco y que se vea y oiga el agua. Algún paso delicado. No recomendable la bajada si no se acaba de tapar. Mejor por el lado izquierdo.
Después ponemos focas y subimos (por el camino normal al Garmo Negro) hacia la Loma de la Majada alta. En este trozo hay más acumulación y abrir huella cuesta lo suyo. (En general hemos visto que hay bastante más acumulación de  nieve en la parte del Garmo Negro que en la de Bacias/Brazato/Forátulas). Bajamos las palas que hemos subido disfrutando de una nieve polvo perfecta. La soledad nos sigue acompañando. Sigue sin verse nadie en el Garmo.

Teresa por el camino hacia Bachimaña del bosque alto.

Tras el descenso por la nieve polvo, volvemos a poner las focas (que casi no pegan del frio) para ir por el camino a Bachimaña del bosque alto, con la idea de bajar el tubo al bozuelo. El cangrejo de la fijación salta más de una vez y hay que quitarle el hielo acumulado con paciencia para poder calzarse de nuevo. Al asomar la nariz a la zona del comienzo del tubo, el viento nos dice quién manda. Las caras se nos petrifican. La sensación térmica es extremadamente baja. Nos damos la vuelta y volvemos disfrutando de la "poudreuse" y bajando, por la majada baja, hasta el mismo lugar donde nos pusimos las focas, ya muy cerca del Balneario. Acabamos a las 17h. Día duro, muy bonito, pero duro. El frío ha hecho mella. Nos refugiamos en Casa de Piedra. El calor de la estufa y la hospitalidad de Nano, Raúl y otros, nos recuperan del viento glacial.

Carlos Budría cerca en la loma de la majada alta




DOMINGO 17:

Hoy ha sido un regalo de día. Regalo por la meteo y por la cantidad de amigos que han venido a compartir con nosotros la pasión por la montaña. Salimos sobre las 10h, por lo que sabemos que la "jornada laboral" acabará sobre las 18h (así ha sido).

Subiendo a Brazatos, por encima del ibón inferior


Bruno, Julio y más gente que viene

Hemos ido hacia Bacias, pero pasando primero por Brazato. Muchisima gente conocida en Casa de Piedra por la mañana. Tablas y tablas, botas, cascos, bastones,..., gente y más gente en todas direcciones, abrazos, sonrisas, el viento ha dejado de soplar, el sol ha traido la alegría...nada que ver con ayer.


Torrao y Pelucas

De la subida al pico Brazato destacar que tras atravesar el ibón inferior, la pala de salida "olía mal". La "prueba del quesito" (prueba que consiste en que la persona que va abriendo huella, al dar la vuelta maría, trate de cortar con el canto del esquí un trozo de nieve, observando cómo se desgaja) daba positivo. El riesgo de avalancha de placa era alto.


Julio Benedé sobre el ibón inferior de Brazatos

La pala final del pico Oriental de Brazato no estaba en condiciones de foquear. Cuando llegábamos había gente en la cima, pero ninguna huella de subida foqueando. Algunos, hemos jugado a "foqueadores de lo inútil" alcanzando la cima sobre los esquís, pero creo que no merece la pena y que lo más sensato era dejarlos un poco más abajo y subir andando. Las vistas impresionantes, desde el Moncayo al Congost de Montrebei, desde Peña Oroel, hasta Vignemale, Tallón,....etc

Luego nos hemos dirigido hacia el Bacías. Accedemos por el sur, por buena nieve, con algún pequeño problema, justo antes de subir al hombro final, por un trozo helado. ¿No había tanta gente esquiando? Estamos solos en la cumbre del Bacías. Eso sí, son las 16h. 

La peligrosidad de posibles placas de viento ha bajado gracias al paso de muchos esquiadores, que hemos cosido y anclado las rutas más transitadas (la bajada de Bacias parecía una pista de esquí y dejaba disfrutar mucho a todos los públicos). Lo que nieve encima será sobre un barbecho.

Ya al final, nos espera la autopista  autonómica GR-11 uno de los descensos más técnicos del Balneario. Podemos bajar esquiando casí hasta el paravalanchas próximo al Balneario.

Hoy ha sido un día que como dice Serrat: es un lujo para el alma y los sentidos!


1 comentario:

LYDIA FERNANDEZ dijo...

No tiene precio disfrutar de estas vistas desde el sofá de casa, jejejej, impresionantes fotos!

Publicar un comentario en la entrada